CEO: Jorge Amado

LA DUQUESA Y ACTRIZ MEGHAN MARKLE, ESPOSA DEL PRÍNCIPE HARRY DE GRAN BRETAÑA, CELEBRA SU CUMPLEAÑOS 42 EN MEDIO DE RUMORES DE DIVORCIO.

La duquesa y actriz Meghan Markle, esposa del príncipe Harry de Gran Bretaña, celebra su cumpleaños 42 en medio de rumores de divorcio con la excusa del miembro de la realeza británica de «encontrarse a si mismo», acto que se concretaría con una compensación millonaria en dinero.

Meghan Markle cumple 42 en medio de rumores de divorcio y una compensación millonaria y, bajo el pretexto de querer “encontrarse a sí mismo”, el príncipe Harry dejaría a su esposa.

La crisis matrimonial de los duques de Sussex se relevada cada vez con mayor intensidad por medios dedicados a la nobleza británica.

Markle, mientras siguen los rumores de divorcio debido a especulaciones de la tensión en el matrimonio debido a sus problemas financieros, donde están en disputa entre Harry-Meghan y, sin vuelta atrás: los millones, los hijos y la reputación de ambos protagonistas.

“Siempre había sido la nerd de teatro en la Universidad Northwestern. Sabía que quería actuar, pero odiaba la idea de ser este cliché: una chica de Los Ángeles que decide ser actriz. Quería más que eso, y siempre me había gustado la política, así que terminé cambiando mi carrera por completo y con una doble especialización en teatro y relaciones internacionales”, dijo la duquesa de Sussex a la revista Marie Claire en 2013.

Pero en 2018 se convirtió en la protagonista de una de las bodas más politizadas y resonantes de la historia y dijo que es «una chica de California, ¿verdad?. Crecí con esa comida de la granja a la mesa antes de que se extendiera por todo el país”, declaró en esa entrevista.

La vida de cuento de hadas de Meghan parece haber terminado con el final menos pensado: medios extranjeros aseguraron que el duque de Sussex abandonaría a su esposa para “encontrarse a sí mismo” porque últimamente siente que no encaja en el mundo de la ex actriz.

Harry quien habría abandonado a Meghan para pasar un tiempo solo, sin embargo, esa no sería la única razón por la que el hijo de Lady Di dejaría a la ex estrella de Suits: la vida juntos se volvió un infierno, ya que las presiones económicas de los últimos meses habrían afectado su matrimonio.

La relación se deterioro durante la pandemia, debido a cuestiones de todo tipo: problemas financieros, fracaso laboral, recesiones económicas y también la muerte de los abuelos de Harry, el príncipe Felipe y la reina Isabel II.

Los rumores de separación resuenan desde mediados de julio, luego de que la pareja perdiera un contrato de 20 millones de dólares con la plataforma Spotify, empresa que se quejó de los duques por ser “flojos y estafadores”, después de que el podcast de Meghan, Archetypes, no generara suficientes ingresos para renovar por una segunda temporada.

Mientras tanto, el documental que realizaron para Netflix, Harry & Meghan, no logró obtener una nominación al Emmy.

Además, los seguidores de la pareja revelaron que una razón de peso que podría haber roto la relación es el mal carácter de Markle; fue señalada en múltiples ocasiones de ser prepotente y grosera.

Una muestra de ello sería la escena de su documental en Netflix en la que se burla sobre la reverencia que le hizo a la Reina Isabel II cuando la conoció. La cara de Harry es de enojo y seriedad absoluta ante la acción de su esposa.

Asimismo, la influencia de Meghan en Harry parece ser el punto de la discordia entre Harry y la familia de David Beckham, uno de los futbolistas más importantes y exitosos en la historia de Inglaterra.

En una entrevista con The Mirror, Cundy aseguró que Meghan convenció a Harry de que los Beckham filtraron información personal de los Duques de Sussex a la prensa.

También, según el diario español Marca, Markle recibiría una abultada compensación si se divorcia del príncipe Harry. La supuesta cláusula estipula que Meghan debería recibir 80 millones de dólares para la manutención de sus hijos, Lilibeth y Archie, según el periódico The Daily Mail.

Meghan también quiere mantener su título de duquesa de Sussex, seguir siendo miembro de la realeza británica, y ese es el caso incluso si se llegara a divorciar.

Rachel Meghan Markle nació el 4 de agosto de 1981 en Los Ángeles, California, seis días después de que Lady Di le diera el “sí” al príncipe Carlos, hoy rey de Inglaterra y padre de su marido.

Markle pasó de figura de televisión a miembro de la realeza y, en diciembre del 2017, saltó la noticia de que la hermanastra distanciada de Meghan, Samantha Markle, iba a lanzar un libro revelador centrado en contar secretos de la familia.

El compromiso de Markle y el príncipe Harry fue poco tradicional por varias razones, sobre todo porque ella era una mujer divorciada. Antes de conocer a Harry, Meghan estuvo casada con el productor Trevor Engelson durante dos años. Una fuente cercana a la pareja dijo a Woman‘s Day que el estrés de una relación a larga distancia fue un factor para separarse, ya que Markle vivía en Canadá cuando se estaba filmando Suits mientras que su esposo vivía en Los Ángeles.

En marzo del 2020 se mudaron a Los Ángeles tras dejar Inglaterra y Canadá. En cambio, desde que Meghan está en Estados Unidos, dijo que la vida era un poco fría en la familia real.

Y la cuñada, Kate Middleton, es supuestamente la mayor culpable, según reveló la fuente, “Todavía le resulta extraño [a Meghan] que nadie se abrace y que todos estén tan tensos, especialmente Kate.

Dijo que es obvio que Kate y William no aprueban sus elecciones y que se podría cortar la tensión con un cuchillo. Kate apenas la miró y su interacción se mantuvo al mínimo”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.