CEO: Jorge Amado

TAYLOR SWIFT EN ARGENTINA: UN ANTES Y UN DESPUÉS. LA IMPACTANTE PRIMERA VISITA DE LA ESTRELLA POP CONVERTIDA EN FENÓMENO A NIVEL MUNDIAL.

Fotos: @irishsuarez.

La cantante estadounidense Taylor Swift, quien posee una carrera artística de casi dos décadas que la catapultó a lo más alto a escala global, se presentó ante el público argentino en el marco de su gira mundial “The Eras Tour” que se realizó durante tres jornadas en el estadio de River Plate de la Ciudad de Buenos Aires.

Taylor Swift concretó tres shows con localidades totalmente agotadas en el estadio Monumental, actuaciones que tuvieron repercusión nacional e internacional.

Desde el anuncio de su debut en Argentina en junio, Taylor Swift se convirtió en constante atención de medios de Argentina y la región en un in crescendo de furor que llegó a su pico durante el fin de semana, cuando deslumbró a sus seguidores con tres shows alucinantes en River Plate producidos por DF Entertainment, según informó la oficina de prensa de la productora.

En momentos que se agotaron las entradas para los shows, aún había casi tres millones de personas en la lista de espera, suficientes para llenar el estadio de fútbol más grande del país, más de 40 veces más.

A su paso por Buenos Aires, la cantante desató un fenómeno cultural que se convirtió en fandom absolutamente comprometido con su desembarco en el país, donde acompañó e intercambió las emblemáticas pulseras alusivas a sus canciones, prepararon elaborados looks de alguna de las eras de su artista favorita para ir a verla.

Además, sus seguidoras cantaron, de principio a fin, durante los shows, y llevaron a cabo incontables y originales «fans actions», iniciativas de los seguidores en los recitales, como la muestra de los carteles coordinados o incluso rondas colectivas en el campo.

La intérprete se mostró conmovida por el recibimiento y la pasión característica del público local y expresó: “No hay ni una sola persona en este estadio que no se esté esforzando tanto como sea humanamente posible: Están bailando, armando rondas. Por momentos siento que ustedes suenan más fuerte que los parlantes. Son así de poderosos».

La responsabilidad de sentando el tono de las tres noches inolvidables de Taylor Swift estuvo a cargo del cantante argentino Louta, quien energizó el Monumental con un set que incluyó sus hits de un pop pegadizo y bailable en la compañía de un grupo de bailarines y de la cantautora estadounidense Sabrina Carpenter. Sus sets de canciones de amor y desamor fueron el eje de sus shows, inclusive su tema cover de “Dancing queen”, del grupo ABBA.

Cada show estuvo dividido en diez actos que representan una era de los casi 20 años de trayectoria de Swift: La noche se convirtió en un viaje en el tiempo –aunque no lo hizo en orden cronológico– y recorrió su discografía en alrededor de tres horas y media de show.

El comienzo estuvo dedicado a «Lover», de 2019, e incluyó los temas “Miss Americana & The Heartbreak Prince”, “Cruel Summer” y “The Man”. El segundo acto corresponde a «Fearless», su segundo disco donde cruzó el country y el pop allá por 2008, e incluyó algunos de sus éxitos más entrañables como “You Belong With Me” y “Love Story”.

Para el tercer acto, el escenario se convirtió en un bosque para el segmento dedicado a «Evermore», el disco que Taylor lanzó en 2020, en plena pandemia, como un regalo para acompañar a su público durante un momento difícil, y el escenario se convirtió en un bosque.

En el cuarto acto Taylor rindió tributo a «Reputation», que incluye el hit “Look what you made me do”. Luego vino la era de «Speak now», tercer disco editado en 2010, celebrado con las baladas “Enchanted” y “Long Live”.

El sexto acto correspondió a «Red», disco lanzado de 2012 que la catapultó a la fama mundial con hits que marcan su incursión en el pop, entre ellos “22”, “We are never ever getting back together”, “All to well” y “I knew you were trouble”.

Durante el séptimo acto de «Folklore», su trabajo de 2020, Taylor mostró uno de los momentos más teatrales de la noche, con bailarines vestidos de época en trajes coloridos y una escena muy bien coreografiada. Hacia el final del show llegó el segmento dedicado a 1989, los discos queridos por su público, representado por “Style”, “Blank Space”, el himno bailable “Shake It Off”, “Wildest Dreams” y “Bad Blood”.

El noveno acto fue para el asombro de sus seguidores que incluyó canciones sorpresa que nunca repite durante sus shows.

En ese sentido, la primera noche cantó “The very first night” y “Labyrinth”, la segunda un mashup de “Is it over” y “Out of the woods”, con “End game” y la última jornada fue con «Better than tevenge» y «Slut!».

El cierre fue con un viaje a los sonidos de «Midnights», su disco del año pasado que la encuentra en una faceta pop con guiños vintage y letras de una nueva madurez: “Lavender haze”, “Anti-Hero” y “Midnight rain”.

Para finalizar el set elegido fue “Karma”, mientras sus seguidores viralizaban el momento en que Swift cambió la letra de la canción para hablar de su novio, Travis Kelce, estrella del fútbol americano que juega en los Kansas City Chiefs: “Karma is the guy on the Chiefs coming straight home to me” (“Karma es el chico de los Chiefs viniendo directo a casa conmigo”).

El paso de Taylor por Argentina selló la oficialización de su nueva relación, se los vió en una romántica cita por la ciudad y a Travis cantando junto al público el famoso “Olé, olé, olé” y hasta la escena del primer beso en público de ambos al finalizar el show, cuando ella corre a saludarlo al VIP.

Después de tres shows de casi tres horas y media con una interpretación impecable de unas cuarenta canciones, la artista selló el primer capítulo con sus fans locales en una conexión especial que tiene a todos especulando con su regreso.

Su paso por Argentina marcó el inicio de la globalización de la gira Eras, un fenómeno cultural y económico que hace historia y que la llevará a 25 ciudades de Sudamérica, Asia, Australia y Europa en los próximos 10 meses.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.